333 - 662 - 8452

(33) 36 14 86 06

PPMAN

PPMAN

ppman.eventos

FÁBRICA DE EVENTOS
Logo PPMAN Super Wide-01.png
FÁBRICA DE EVENTOS

INICIO //

BLOG//

La mejor forma de crecer todos los días.

Pepe Torre

Aceptar un reto grande de entrada ya es muy difícil, ya que aún sumando todas nuestras habilidades, experiencias, talento e inteligencia tendremos esa sensación inquietante que nos revuelve el estomago; esto es absolutamente normal, esa sensación de incertidumbre, de posibilidad al fallo, de tal vez quizá no estar listo o bien preparado nos ocurre precisamente porque hay algo que nos está sacando de nuestra zona de confort o peor aún, nos está invitando de manera aterradora a salir de nuestra zona de seguridad, concepto que recientemente un gran líder me compartió y dejó claro en uno de sus ejemplos cuando platicábamos acerca de una estrategia para aplicar a su equipo de ventas.

Los grandes retos para eso sirven precisamente, para que podamos seguir creciendo, para que nuestra dinámica sea la mejora continua, y sin duda alguna par poder alcanzar horizontes muy ambiciosos, esos que cuando los pones en tu radar tus más cercanos te dan una palmada en la espalda dibujando una maquiavélica sonrisa en sus semblantes sugiriendo que no podrás lograrlo, esas personas están sumadas contigo para restarte energía y no las detallaré por qué sería perder nuestro tiempo; mejor hablemos de los multiplicadores.

Un multiplicador es aquella persona que siempre está echada para adelante, siempre está inmiscuida en algo grande y su principal característica es que son altamente industriosos. 

Tienen una colección de cualidades especiales que además de aprovecharlas para ellos mismos las comparten con sus semejantes porque les interesa a gran medida que se desarrollen para poder convivir con gente de su mismo nivel y que les ayuden a levantarlo de manera constante.

Características que me gusta encontrar en los multiplicadores:

1. Son puntuales

 

No solamente por sus arribos a tiempo, son puntuales en sus ideas, en sus principios, en sus ideales, son puntuales para determinar y ponerse en acción y muy pero muy puntuales en su comunicación, es decir, saben qué y cuándo deben de decir lo que tienen que decir.

 

2. Son congruentes

Su mejor modelo es el ejemplo, no necesitan hablar, sus acciones gritan fuerte y muestran de manera activa que saben de lo que hablan y lo aplican.

 

3. Aceptan retos

 

Y no solamente los realizan con mucho tesón, además nos dan extra energía al compartir sus avances y la manera en la que lo están logrando.

 

4. Son inteligentes

Todo el tiempo están en constante búsqueda de la evolución mental, tienen ideas geniales y son grandes generadores de ideas geniales y además vienen y las platican con nosotros para ver qué otras tantas se pueden generar en equipo.

 

5. Son atrevidos

Lo intentan, dan ese paso, brincan para alcanzar lo más alto, no tienen idea del resultado, pero siempre van y buscan el mejor, son luchadores por naturaleza, saben que la posibilidad de tropiezo está muy presente, pero les importa poco, se concentran en ver qué manera resolverán el seguir estando en la batalla, en la pelea, en la competencia, no dejan de hacer un sólo intento y se levantan tantas veces sea necesario. 

Su excelencia la ganan segundo a segundo y nunca, nunca, nunca, nunca... Tienen oídos para las voces quejumbrosas de los mediocres derrotistas que en ocasiones se cruzan por sus caminos, simplemente los hacen a un lado y van y siguen en su gran pelea diaria por lograr un gran resultado.

Busque siempre tener en sus allegados a este tipo de grandes y maravillosas personas que multiplican, que son positivos, que son proactivos, que proponen y no se oponen, que le dan energías, que le inspiran, que le ayudan a crecer, a desarrollarse, que lo acompañan en las duras batallas, y que siempre, siempre, siempre estarán dispuesto y muy listos para ayudarle a que usted trascienda.

¡Tener una comunidad de multiplicadores es una maravillosa idea!

PP Torre

​Más publicaciones:

AQUELLOS QUE NOS INSPIRAN